La crisis del agua en Rionegro

Por: Carlos Humberto Gómez

E-mail: carlosh.gomezc@gmail.com

Twitter: @chgomezc

Rionegro tiene una cobertura total de acueducto en la zona urbana del 98%, según datos del anuario estadístico 2015, un número bastante considerable para dimensionar la responsabilidad en la oferta de servicios públicos.

El aumento desmesurado y descontrolado de los proyectos urbanísticos y constructivos en este municipio, debió ser la alarma para que nuestros líderes y mandatarios se dieran a la tarea de intervenir efectivamente la feria de licencias que se otorgaron sin medir consecuencias.

Ahora que llegamos al punto extremo nos dimos cuenta de esta posibilidad conocida por todos y subestimada por quienes debían tomar las decisiones. Racionalizar el servicio de acueducto en Rionegro es ahora una realidad, la crisis del agua en Rionegro es más una crisis de dirigencia.

Y no es porque sea consecuencia del fenómeno del niño, es porque la imprevisión y la falta de alternativas de solución, tienen a los habitantes de la llamada capital del Oriente cargando el líquido en baldes y aguantando la falta de suministro.

Cantidad y continuidad son las obligaciones del Estado para garantizar disponibilidad, accesibilidad y calidad del servicio de agua, según se desprende de los derechos fundamentales en nuestra Carta Política.

Pero el aviso de la E.S.P. EPRio de prestar el servicio a la comunidad rionegrera durante 6 horas al dia, es la clara muestra de la falta de un plan de choque que permita sortear la dificultad en la producción de agua potable sin sacrificar al usuario.

En Rionegro son tres empresas las que prestan el servicio de Acueducto en la zona urbana: las Empresas Públicas de Rionegro EPRio, La Asociación junta de acueducto y alcantarillado cuatro esquinas y la Corporación cívica acueducto San Antonio de Pereira, es decir la empresa pública no es la única.

Tampoco lo es que sea solo quien presta el servicio en el resto del territorio, en la zona rural mayoritariamente lo hacen los Acueductos veredales, los cuales prestan un servicio eficiente y de calidad, aún más que la misma empresa de servicios públicos urbana.

Por esto no es comprensible, que con la amplia oferta que tiene Rionegro en su área rural, estemos abocados a una decisión de desabastecimiento que no consideró traer agua en bloque a través de las redes que llegan al área de influencia de las Empresas Públicas de Rionegro.

No se entiende como la EPRio no ha solicitado el líquido vital a los prestadores de servicio comunitarios o acueductos veredales como el Acueducto Rural Sajonia- Alto Vallejo ARSA, La Corporación Acueducto Multiveredal CAM y otros, que pueden atender buena parte de la demanda de quienes ahora son sometidos al racionamiento.

Lógico que el costo del servicio debe ser asumido por quien tiene la obligación de prestar el servicio y a su vez esta, cobrárselo a quien sea el responsable de haber contaminado las fuentes. A quien le cabe ahora una responsabilidad que la ley en Colombia tipificó como delito.

La increíble forma en que se ha tratado la contingencia para la responderle a los 27 mil usuarios de Acueducto por parte de las Empresas Públicas de Rionegro EPRio, da cuenta del grado de improvisación, desconocimiento o negligencia para responder por el servicio en las condiciones previstas en el contrato de condiciones uniformes.



Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de su autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Alternativa Regional punto com.

COMMENTS