Colombia tiene oportunidades como país productor del agua


Industria del agua en Colombia debe aprovechar niveles de producción.

Cambio climático, falta de regulaciones claras y aumento de los estándares de calidad del agua son algunos de los mayores riesgos para la industria del agua.

Un estudio realizado por Ernst & Young con gobiernos y empresas de 15 países permitió determinar cuáles son los cinco riesgos y las cinco oportunidades para la industrial del agua en los siguientes años.

El estudio 'Turn Risk and opportunities into results' consultó a gerentes y presidentes de empresas de sectores como energía y servicios públicos, banca, ventas al por menor, gobierno y administración pública, petróleo y gas, salud y ciencias de la vida, encontrando que entre los riesgos más importantes estaban la escasez de agua, el cambio climático y la falta de regulaciones más estrictas en países en crecimiento.

Vanessa Moreno, gerente de Cambio Climático y Sostenibilidad de Ernst & Young Colombia, habló con ET CANAL EL TIEMPO y explicó los resultados del estudio.

Los cinco riesgos principales

-Escasez de agua
El crecimiento demográfico y las tendencias climáticas determinan la reducción de este recurso. Se prevé que para evitar un desabastecimiento, las empresas de servicios públicos fomentarán prácticas sostenibles para preservar y administrar las fuentes de agua.

-La desregulación y la incertidumbre regulatoria
Ernst & Young advierte que si los gobiernos no adaptan las regulaciones en torno a los recursos naturales, entre ellos el agua, podrán enfrentarse a escasez del recurso hídrico lo que alejaría a empresas que piensen invertir en estos países.

-El cambio climático y la contaminación
Las reservas del líquido pueden verse disminuidas por el aumento de la temperatura global, por eso la industria debe ocuparse en seguir creando nuevas formas de producción que requieran menor gasto de energía.

-Reasignación de la prestación del servicio de agua
Mientras en algunos países, las empresas de agua pasan a manos de empresas privadas, en otros países los gobiernos buscan nacionalizar la administración de este recurso natural.
En ese panorama, Ernst / Young sugiere que es necesario que el público entienda las consecuencias de la privatización del agua, puesto que "el sector privado es una buena fuente de fondos y conocimientos técnicos que siempre tratará de obtener beneficios económicos de sus activos".

-Aumento de los estándares de calidad del agua
Aunque hay unos estándares, no todos los países pueden cumplir con ellos, sin embargo, estas regulaciones sólo podrán ser revisadas hasta 2015, fecha límite para la Reunión Directiva Marco del Agua de la Unión Europea.

El top de las cinco oportunidades

-El aumento de infraestructura de agua en los mercados emergentes
Los países de mercados emergentes, entre los cuales está Colombia, cada vez desarrollan más y mejor infraestructura para atender los retos de la industria global.

-Desalinización del agua
Convertir el agua salada en agua dulce y apta para el consumo es una gran oportunidad para países y regiones que presentan escasez del recurso natural. Se espera que en los próximos años se presenten picos de demanda de tecnologías de desalinización.

-Tratamiento de aguas residuales
En la Unión Europea ya hay regulaciones que permiten un crecimiento rentable en esta área, por eso se espera que en los mercados emergentes -entre los cuales está Colombia- se den nuevas oportunidades con el desarrollo tecnología e infraestructura.

-Las transferencias de agua y  el comercio internacional
El agua ahora es una fuente de enriquecimiento, lo que hace que esta sea una oportunidad para que los países productores realicen transferencias internacionales entre países vecinos por medio del uso de tuberías. Ya hay proyectos piloto en esta materia como el realizado entre Lesoto y Sudáfrica.

-El agua como un "derecho humano"
Que el agua sea un derecho humano, es un motivo para impulsar la financiación internacional para el desarrollo del líquido en un contexto en el que cada día será mayor la escasez de agua a nivel mundial.

Vía EL Tiempo