Porque “una cosa es decir secuestro y otra es vivirlo”

Por: @SilvanaEscobarA

El 30 de julio de 2012 la vida de la familia Montes Ceballos cambió para siempre. Ese flagelo, ese delito que casi a diario citan los noticieros de la capital, especialmente cuando lo padecen nombres importantes o foráneos, se había colado hasta su hogar de El Peñol. En la vereda Portachuelo de Amalfi, León Andrés, su hijo mayor, había sido secuestrado.

Esa mañana León despertó en su pueblo natal del Oriente Antioqueño, pues, como lo cuentan sus padres, era costumbre del joven pasar los fines de semana en el seno de su hogar. Sin embargo; ese lunes madrugó más que todos, le contó a su mamá que debía atender unos visitantes en la empresa.

León Andrés decidió estudiar Ingeniería Forestal gracias a su amor por la naturaleza y los animales. Fue un alumno destacado de la Universidad Nacional, tanto que hace siete años cuando la empresa chilena Compañía Agrícola La Sierra decidió reclutar los mejores estudiantes para su labor naciente en el país, él fue vinculado. Desde entonces se dedicó a su labor en el nordeste antioqueño con total sentido de pertenencia, “ese fue su primer trabajo y se enamoró de él”, dice  su padre Don Horacio.

El martes 31 de julio a eso de las nueve de la mañana, María Isabel, la madre de León, fue sorprendida por la llamada de un vocero de Compañía Agrícola La Sierra. Le informaron que desde la tarde anterior su hijo no aparecía después de haber partido a sus salidas de campo rutinarias. Ella extrañada preguntó que si del carro en el que iba tampoco se sabía, pues para Doña María era fácil que una persona se perdiera en esos predios, pero sin vehículo el pálpito fue otro.

Para León Andrés sus padres no tienen sino elogios, aparte de que son un hogar unido y cariñoso, se evidencia que la ausencia del mayor de los cinco hijos es dolorosa y notoria porque él se destaca en muchos aspectos. Y es que para este enamorado de los juegos de vídeo consentir a su familia siempre es una prioridad, tanto que Don Horacio dice que es algo alcahueta con sus hermanos menores.

Doña María quedó muy nerviosa y dos horas antes de que la Empresa volviera a llamar ya se aferraba entre lágrimas a su hijo menor Stiven, el instinto de madre le alertaba. La siguiente comunicación  de la Compañía, confirmó a los Montes Ceballos que el ELN se había llevado a su hijo con fines extorsivos hacia la entidad y así, de un día para otro, la vida les cambió, la vida les dolió.

El Peñol se conmocionó con la noticia del secuestro de León Andrés, que a sus 31 años es un habitante muy apreciado del Municipio. Así lo demostraron sus amigos quienes organizaron una manifestación que denominaron “la marcha de la luz”, el 25 de agosto de 2012, desde las seis de la tarde, el Pueblo se volcó para exteriorizar su rechazo y a la vez solidarizarse con la familia.

Quince días después del secuestro llegó la única prueba de supervivencia certera que los Montes han recibido, un vídeo en el que su hijo contaba cómo había sido secuestrado. En esa grabación, aunque se notaba su angustia, se observaba bien físicamente y dejó ver las manifestaciones de cariño de siempre por los suyos.

Diana Carolina Solano Marín es la novia de León desde hace unos cinco años. Ella  es una de las que más espera su retorno, quizá para retomar los planes de matrimonio que sospecha Don Horacio.

Gia nació sin que su entusiasmado tío pudiera ir a conocerla. León había estado esperando la llegada de su sobrina con anhelos y ansiedad, el día previo a su secuestro había comprado un regalo para ella, lo dejó en su cama para entregarlo luego. Sus padres tuvieron que llevarle ese vestidito pequeño que ella lució en su nombre.

En la foto Cortesía: León Andrés Montes Ceballos, David Montes Ceballos, Stiven Montes Ceballos, Francelly Montes Ceballos, Luis Horacio Montes Hincapié, Jonnathan Montes Ceballos y María Isabel Ceballos  Giraldo 

Los Montes Ceballos se sienten solos, sienten que después del boom mediático olvidaron a su hijo los entes públicos grandes y los medios de comunicación. Don Horacio se enoja cuando recuerda toda la difusión y relevancia que se le ha dado al caso de los peruanos o los canadienses, que ese mismo grupo insurgente secuestró. Se pregunta si la vida vale según el rango o la nacionalidad del pasaporte y concluye que la existencia no tiene estatus o nacionalidad y por eso protesta.

Hace veinte días la empresa para la que trabaja León les hizo llegar una foto de él en cautiverio, a pesar de que sin ninguna duda es él, no hay una fecha que describa de cuándo es. Aparte de estos contactos esporádicos, especialmente para intentar tratar el manejo del sueldo de León, Compañía Agrícola La Sierra no ha realizado acompañamiento a la familia de su empleado.

El 23 de febrero El peñol albergó el Noveno Encuentro de Dirigentes del Oriente Antioqueño y Fredy Ocampo, Alcalde del Pueblo, rompió el protocolo para cumplirle públicamente a María Isabel. Los padres de León Andrés le entregaron en pleno evento una carta personal al Presidente Juan Manuel Santos, misiva que hace un tiempo se había enredado en camino a Palacio y por fin llegó a su destinatario.

En medio de su tristeza, la familia Montes resalta que tienen que agradecer a la comunidad de su Municipio por la solidaridad que han manifestado, el apoyo espiritual de los habitantes de El Peñol los hace seguir firmes y muy unidos. Así su hijo no esté por ahora, los seis intentan seguir con sus dinámicas familiares, aunque como dice Don Horacio “una cosa es decir secuestro y otra vivirlo” y ahora su hogar lo siente con todo el rigor.

Santos prometió apersonarse de esta historia, muchas cámaras y personas fueron testigos de la sonrisa de esperanza de estos padres; sin embargo reconocen y reafirman que no estuvieron ni están de acuerdo con un rescate militar.

En casa siempre están las puertas abiertas esperando a León, Sofi “mi cachorrita” aguarda por su dueño para batirle la cola otra vez, Gia aún no conoce a su seguro tío alcahueta, Doña María Isabel tal vez lo reciba con un tinto cargado y luego harán un asado de bienvenida con todos sus amigos. Los Montes esperan tener su familia de nuevo completa, León Andrés espera de nuevo su vida.

Fotos: Grupo facebook QUIERO LIBREA MI AMIGO LEON ANDRES


Esta crónica puede ser reproducida en cualquier medio citando la fuente y su autora.

COMMENTS