Celebración del día del idioma en el año de Pombo

Mirringa Mirronga’, 'El renacuajo paseador', 'Pastorcita', 'Juan Matachín', puede que a muchos no les digan nada esos títulos, pero para la gran mayoría en especial a las generaciones anteriores a los videojuegos sí les recordaran y sabrán que son obra del poeta colombiano Rafael Pombo, quién este año celebra el primer centenario de su muerte, por ello el Ministerio de Cultura a organizado una jornada de lectura masiva en las instituciones educativas y bibliotecas públicas del país durante todo el año, de manera simultanea el próximo 23 de abril entre las 10 y las 11 de la mañana.

En la página web de Ministerio de cultura está disponible la obra de Pombo en versión digital, así mismo en la feria del libro de Bogotá hoy se hizo el lanzamiento del libro en homenaje a Pombo y los hogares del ICBF recibirán versiones impresas, todo dentro de la celebración del llamado “el año de Pombo.

En el Municipio de Rionegro la lectura de Rafael Pombo el denominado poeta de los niños, estará acompañada con la tradicional celebración del día del idioma y el relanzamiento del libro “la historia de la educación en Rionegro” el cuál será entregado a las instituciones educativas del municipio como un elemento de lectura, de consulta y de apoyo en el estudio y comprensión de la historia local.

Biografía de  Rafael Pombo

Rafael Pombo, sin discusión alguna y para orgullo de las letras colombianas, es uno de los poetas más grandes, fecundos y originales con que cuenta la lengua castellana. Como un caso excepcional, comenzó a escribir versos desde su niñez y compuso los últimos, con pleno goce de las facultades mentales, en vísperas de su muerte ocurrida en Bogotá el 5 de mayo de 1912.

Para dar una cabal idea de los dones que atesoró este supremo artífice de la creación poética es oportuno hacerlo con la siguiente apreciación, por demás sucinta y acertada, que consigna el P. José J. Ortega Torres en su valiosa antología Poesía colombiana (Bogotá, 1942) cuando trata de Pombo:
Rindió primero culto a la escuela romántica, entonces en boga, pero después supo llegar en algunas de sus obras a la serenidad clásica. Su popularidad fue inmensa. El 20 de agosto de 1905 fue coronado solemnemente en el teatro de Colón, de Bogotá, como altísimo poeta. Tuvo en grado sumo las cualidades que los preceptistas enumeran como características del vate perfecto: inspiración elevada, hondo sentimiento, entusiasmo no apagado ni por el frío de los años, imaginación viva y juicio estético bien formado. Es uno de los poetas más fecundos de las letras universales. Cultivó todos los géneros, desde la alta oda hasta el diminuto epigrama; rimó para los niños fábulas y cuentos que lo ponen en primera línea entre los poetas festivos, y escribió sentidas elegías; entonó himnos a Dios y a la patria, y quemó incienso ante la imagen de Eros, en cantos llenos de fuerza y vibrantes de ideas. Escribió en todos los metros; ya envolvía su inspiración en los amplios ropajes de la silva, o la encerraba en los renglones de una décima, y cinceló cuartetos y sonetos admirables.

COMMENTS