El “Ciclón!” le arrebató el liderato a Rionegro

Unión Magdalena goleó 3-1 al Rionegro en el estadio ‘Federico Serrano Soto’ de Riohacha para recobrar el liderato del Grupo A.

El triunfo, que tiene sabor a revancha, significa más que tres puntos para los ‘bananeros’: es asumir la punta de las semifinales justo cuando inicia la segunda vuelta cuadrangular, y dar un paso grande hacia la final de Torneo, sobre todo si se dan otros resultados a mitad de semana.

La primera alegría ‘bananera’ llegó apenas al minuto 7, cuando en una salida por sector izquierdo, Brayan Correa pasó a Armando Vargas y este habilitó a Óscar Villarreal que, libre de marca, encaró al arquero Wílder Mosquera que se quedó de pie y fue ‘presa fácil’ para el goleador que solo la tocó para abrir el tanteador. Undécimo gol del caleño, máximo artillero del Unión en esta campaña y tercero en la tabla general del Torneo, detrás de Martín Arzuaga e Isaac Arias.

Pero no todo quedó ahí. Siete minutos después, un despeje de Héctor Murillo se convirtió en una descolgada de Erwin Carrillo, que ganó por velocidad y dejó a dos defensas en el camino. Fue con destino de gol. Carrillo quedó frente a Mosquera, chutó fuerte, pero el guardameta atajó dando rebote. El balón quedó sin dueño y Vargas, con todo el arco a disposición, anotó el segundo gol del ‘ciclón’.

Unión era dueño, amo y señor del partido, no dejó acercar a Rionegro en los primeros 15 minutos de partido y sacó una amplia diferencia; incluso pudo sacar más ventaja, pero una opción clara de Villarreal, a pase de Vargas; resultó con un disparo débil a manos del arquero.

Con un calor ‘infernal’, una alta temperatura y una humedad que deshidrataba hasta al mismo árbitro, al minuto 24 se decidió detener el compromiso para que los jugadores tomaran un segundo aire. Agua y repasos técnicos a los jugadores en los dos minutos y medio de reposo.

Tras el pequeño receso, se cambiaron los papeles del compromiso. Rionegro fue el equipo que tomó ese ‘segundo aire’ y se apoderó del esférico por los minutos siguientes.

A pesar del dominio territorial y de una mayor posesión del balón; Rionegro no generó opciones de gol frente a la ‘cabaña’ de Wálter Noriega. La defensa samaria, en medio de la presión, aguantó el embiste paisa que tuvo a Johan Muñoz y Jonathan Palacios como principales armas.

Pese al dominio transitorio de los antioqueños, fue Unión el que tuvo las opciones para ampliar. La más clara fue de Carrillo, que conectó de cabeza un centro de Jonathan Muñoz desde la derecha y que enviado al córner por el portero Mosquera con un manotazo espectacular.

Unión cerró la parte inicial ahogando al ‘león’ antioqueño, puesto que Vargas, en una descolgada solitaria, llegó forzado al área y sacó un remate fuerte que salió desviado, por poco marca el 3-0.

Reacción paisa

En los primeros minutos tras el descanso, el equipo que tomó la iniciativa del juego fue la visita. Velocidad, propuesta ofensiva y pelotazos al área samaria fueron. Wálter Noriega, inactivo en los primeros 45 minutos, tuvo su primera intervención recién iniciado el complemento, tras un mal rechazo de Alexánder Anaya, Carlos Peralta sacó un potente remate que hizo lucir al guardameta del Unión con una ataja de película que envió al córner.

Tres minutos después, Noriega volvió a figurar en el partido. Esta vez, sacó un centro que terminó cerrándose al marco y que el arquero sacó ‘revolcándose’ dentro de su propia ‘cabaña’. Rionegro se montó en el partido y asustó a muchos aficionados que comenzaron a recordar el pasado juego ante los ‘leones’ antioqueños, donde Unión ganaba cómodamente 2-0 y en los minutos finales, los paisas empataron.

El técnico Álvaro Hernández movió su banco en procura de encontrar un rápido descuento, ingresó a Jhonatan Cueto y sacó a Johan Muñoz. Aunque Rionegro embotelló al Unión, no pudo vulnerar su portería. En medio de afanes y titubeos, la zaga samaria supo contener los ‘rugidos’ de los ‘leones’.

Unión se sacudió del dominio paisa con una ráfaga de jugadas, donde Mosquera apagó el incendio y ahogó los gritos de gol en la tribuna. En dos minutos seguidos (21 y 22), primero a Óscar Villarreal y luego a Carrillo, el arquero se hizo figura y evitó una goleada.

La reacción del Unión tuvo su recompensa en esa racha de minutos emotivos para los samarios y de sufrimiento para los antioqueños; en el minuto 23, el local tejió una jugada que terminó con la mano penalti que cometió Julián Pachón al tratar de evitar la anotación de Carrillo después del centro de Jonathan Muñoz que se paseo por toda el área. Expulsión para el lateral derecho y penalti que hizo efectivo Carrillo al minuto 25.

Con el triunfo prácticamente asegurado, Unión mostró algo de cansancio, Hernández movió nuevamente su banco dándole ingreso a Felipe Banguero en defensa para reforzar la parte posterior, al tiempo que intentaba una tibia reacción.

En una jugada de otro partido, pasada la media hora del complemento, Carlos Gallego desbordó por zona izquierda y, superando a marca de dos rivales, sacó un remate que no pudo detener Noriega. Así marcó el descuento. Floja respuesta de la defensa samaria que dio ventajas y lucía cansada y fundida por el ritmo del partido y el calor.

Rionegro, en medio de la búsqueda desesperada del empate, y Unión, en su afán por defender la ventaja, hicieron modificaciones que favorecieron al local, que modificó su ataque y le dio más aire a la ofensiva.

En medio de una vana lucha por empatar, Rionegro prácticamente bajó los brazos en los minutos finales, mientras que Unión pudo sellar una goleada de 3-1 cuando el recién ingresado Jeison Quiñones cabalgó desde la media cancha, eludió al portero pero Sebastián Botero evitó la anotación en la línea de gol.

Segundo triunfo de Unión en casa por los cuadrangulares semifinales que lo deja líder de la zona con nueve puntos. El próximo miércoles recibe en casa a Llaneros FC con la necesidad de sellar otra victoria más que lo deje muy cerca de la final del primer semestre, forzando además; a un partido de ‘vida o muerte’ entre Rionegro y América en suelo antioqueño.

Vía: nuevoestadio.com

COMMENTS