Viajes de aprendizaje para la vida

Este año en Boston viajaron 14 niños

Seguir beneficiando con experiencias de viaje a niños y niñas antioqueños en situación de vulnerabilidad, es el sueño del programa La Gente del Futuro, que en el 2013 aspira convertirse en fundación.

Niños y niñas que viajaron en la segunda misión este año al Museo de Historia Natural de la Universidad de Harvard y como delegados de Colombia ante la ONU.

El tiempo se acaba, el siglo se va, frenética avanza, la era nuclear. El grito de un hombre, se pierde entre mil y nacen los jóvenes del año 2000”.

Así comienza la letra de la canción “La gente del futuro” que el cantautor argentino Miguel Cantilo popularizó a comienzos de este siglo y que por esas coincidencias de la vida representa el sentir y el propósito que motivó a una líder del Oriente antioqueño a hacer realidad un sueño de varios años con un programa que ofrece la posibilidad a un grupo de niños y niñas en algún estado de vulnerabilidad, discapacidad y de escasos recursos, de viajar fuera del país y vivir una experiencia educativa.

Primera misión viajaron 10 niños

La primera misión fue hace dos años con el primer grupo de once niñas y niños que durante 17 días aprendieron  y disfrutaron su viaje a Estados Unidos en el que asistieron a una actividad académica sobre cultura ciudadana en la Universidad de Harvard y recibieron su certificación como agentes culturales. También visitaron la escuela Joseph Harney de la Universidad de Massachussets y tuvieron la experiencia de reunirse con el alcalde de la ciudad de Lowell y conocer cómo funciona un gobierno local y de ser delegados de Colombia en Naciones Unidas en New York. Para ellos el Museo de Historia Natural, o la Estatua de la Libertad eran cosas que habían visto solo en  televisión.

Martha Nelly Palacio, la gestora de este proyecto dice que el propósito es “que los niños abran los ojos a  un mundo lleno de oportunidades, impactar en sus vidas y en su educación mediante el conocimiento de algunas de las universidades más importantes del mundo, identificando alguna problemática en torno a la formación y cómo puede esta experiencia incidir positivamente en sus vidas y en la de sus familias”.

En la segunda misión el grupo aumentó a 14 niños y niñas. En la tercera, que será en 2013, viajarán 18 menores, entre ellos dos niños hijos de policías y soldados, una niña víctima de conflicto y un menor que padece cáncer. Inicialmente los seleccionados eran solo del Oriente pero se ha ampliado el grupo a otras regiones y a Medellín.

Los integrantes del grupo se seleccionan de acuerdo con su experiencia de vida o a solicitud de algunas instituciones en las zonas rurales que ya conocen el programa y que los postulan por destacarse en alguna habilidad o por vivir en una condición vulnerable.

¿Cómo viajan?

El grupo viaja con unos mentores adultos que gestionan los trámites, organizan el itinerario y se encargan de que los niños estén atendidos permanentemente. Además, hacen un seguimiento de un año con el acompañamiento de una educadora especial y una sicóloga que evalúa el impacto generado por la experiencia en sus vidas.

El sueño es que el programa se siga sosteniendo con el apoyo de organizaciones e instituciones públicas y privadas que han creído y que cada vez más se unen a esta iniciativa para hacer posible que cada año puedan ser más los menores beneficiados como María Camila, una niña de Titiribí que viajó en la primera misión a quien esta experiencia le enseñó que “si uno cree firmemente en los sueños, tenemos magia en nuestro corazón para hacerlos realidad”.

Vía elmundo.com

COMMENTS