10 Niños actores caídos en el olvido

 

Por: Juan Fernando Pachón Botero

jufepa40@hotmail.com
@JuanFernandoPa5 

En su etapa de niñez fueron pequeñas celebridades, pero en su adultez no lograron consolidar el éxito alcanzado, tan efímero como inconveniente. Tal parece que la carga soportada fuera demasiado pesada en comparación con sus frágiles personalidades, aún en construcción. Sus quince minutos de fama, en la gran mayoría de los casos, serán solo un triste recuerdo en su existencia. Desde el estricto análisis psicológico dicho fenómeno social se podría entender a partir de una marcada carencia de valores y una notable ausencia de los padres, que hubieran brindado la educación necesaria para fortalecer la mente y el espíritu.

A continuación 10 casos que nos recuerdan que la fama nos puede elevar al cielo, pero mal administrada nos pone de regreso en la tierra, y en muchos casos el impacto resulta ser tan colosal que nos hará seguir derecho hasta las profundidades del infierno.

10. BENJI GREGORY

De seguro se estarán preguntando quién será este ilustre desconocido. Solo daré una pista: ALF. Pues sí, era el hijo menor de la familia que adoptó al extraterrestre peludo. Después de la serie solo participó en algunas películas infantiles hasta la edad de quince años, luego se retiró de la actuación de manera definitiva sin dejar rastro alguno. Ni escándalos, ni drogas, ni alcohol, simplemente declaró estar cansado de la actuación. Actualmente se dedica a entrenar un pequeño equipo de beisbol en su tierra natal, Panorama City (California).

9. DANNY PINTAURO

La edad dorada de las teleseries juveniles, sin lugar a dudas, fue la década de los ochenta. Entre todas ellas hubo una que se destacó por su elevado nivel de sintonía: “¿Quién manda a quien?”  Donde haría sus primeros pinitos en la actuación la hoy celebre y sexy Alyssa Milano. Diferente suerte tuvo su coestrella Danny Pintauro, quien después de la terminación de la serie obtuvo algunos papeles menores en series no tan laureadas. Fue cuando decidió hacer un paréntesis en su vida, ingresando a la prestigiosa universidad Stanford para estudiar actuación. Sin embargo ya nada sería igual y nunca pudo conseguir el papel deseado. En 1997 declara abiertamente su homosexualidad. Actualmente se dedica a vender productos de cocina de puerta en puerta.

8. EDWARD FURLONG

Al  revisar el listado de películas de este actor estadounidense se puede apreciar la baja calidad de los títulos que allí aparecen. De no ser por Terminator 2 y American History X, donde realmente cautivó con su fresca actuación, su carta de presentación sería para el olvido. Las drogas y los reiterados líos con la policía le han restado oportunidades a la hora de conseguir un papel medianamente decente, que de haber seguido por un camino más recto de seguro lo hubiera conseguido. Sus últimas apariciones confirman que la gran promesa de otrora es hoy un actor de clase baja.

7. RALPH MACCHIO

Todos aquellos fanáticos del cine ligero de seguro le guardan un especial aprecio a este actor ítalo-estadounidense, quien con su patada del águila conmovió a la juventud de los ochenta. Aunque no era un gran artista marcial, sí era dueño de un gran carisma, que a pesar de sus escasas cualidades histriónicas le valió para ganarse el afecto del público. Se dio el lujo incluso de compartir escenario con actores de la talla de Patrick Swayze, Elisabeth Shue, Hilary Swank, y Joe Pesci. Sin embargo, luego de la trilogía de Karate Kid no pudo mantenerse en el estrellato y su carrera se vino a pique. En su etapa de adultez no ha logrado un papel importante y solo es llamado para papeles menores en filmes clase B.

6. JERRY SUPIRAN

La serie Small Wonder (La pequeña maravilla) invadió los hogares del mundo entre 1985 y 1989. Fueron cuatro años de gloria ininterrumpida, destacándose el desempeño del pequeño actor Jerry Supiran, que le valió diversas nominaciones a premios juveniles por su estelar interpretación. No obstante cuando la serie fue cancelada, como le ocurrió a casi todos sus protagonistas, su carrera artística se interrumpió de tajo. En los años posteriores se desempeñó en diversos oficios ajenos a la actuación, más humildes y menos sofisticados. Hoy, desafortunadamente,  a sus 39 años de edad vive debajo de un puente, ya que su novia stripper y un inescrupuloso publicista le hurtaron los pocos ahorros (U$500.000) que tenía para vivir dignamente, único legado de su época dorada en la pantalla chica.

5. LINDA BLAIR

En 1973 una niña de 14 años asombró al mundo con su interpretación de una pequeña poseída por el demonio en el Exorcista, una de las películas de terror más escalofriante de todos los tiempos. Fue esa la actuación de su vida…y la única digna de recordar. No hubo más, solo apariciones esporádicas en series de Televisión no tan exitosas. Además, los escándalos posteriores (fue detenida por posesión ilegal de cocaína en 1977) y su tendencia a aumentar de peso le imposibilitaron obtener algún papel importante. En la década de los noventa, en un intento desesperado por figurar en los medios, posó desnuda para la revista Playboy. Para entonces Hollywood ya la había olvidado.

4. HALEY JOEL OSMENT

¿Ha visto últimamente alguna película donde participe el niño que interpretara al hijo de Forrest Gump en la película del mismo nombre, cinco años después deslumbrara a Hollywood con su papel de niño paranormal en El Sexto sentido (papel que le valió la nominación a mejor actor de reparto para los premios Oscar a pesar de sus escasos once años) y luego protagonizara la cinta de Steven Spielberg, Inteligencia Artificial? Si la respuesta es negativa no se extrañe, ya que su andar en la actuación se detuvo abruptamente cuando empezó a crecer. En la actualidad solo se le podrá apreciar en producciones de segunda línea y su horizonte de oportunidades parece muy nublado.

3. FRED SAVAGE

La serie norteamericana “Los años maravillosos” marcó un hito en la televisión mundial. Fueron cinco años (de 1988 a 1993) de éxito continuo, donde su protagonista, Kevin Arnold, capturó la atención de millones de fieles televidentes, que semana tras semana seguían su historia de amor imposible con Winnie Cooper. Nadie hubiera imaginado en aquel entonces el opaco futuro que le esperaba al joven actor, ya que después del final de la serie no pudo mantener la línea de calidad, que lo llevó incluso a ser nominado durante dos años consecutivos a los Globos de oro (1990 y 1991) como mejor actor en serie de Televisión a pesar de su corta edad. Aunque aún continua en el medio dirigiendo principalmente series para canales infantiles, esos años maravillosos parece que nunca volverán.

2. MACAULAY CARSON CULKIN

Quien en la década de los noventa, no hubiera apostado todas sus pertenencias a favor de la promisoria carrera que le aguardaba al niño prodigio de Hollywood, célebre por su participación en mi Pobre Angelito (inclusive le valió una nominación al globo de oro como mejor actor comedia en 1990). Pero las drogas y las malas amistades (inclusive fue amigo íntimo de Michael Jackson) lo condujeron al ocaso prematuro. En la actualidad solo es requerido para pequeños papeles en películas de bajo presupuesto y su actual imagen, esquelética y sombría,  dista mucho de aquel encantador niño.

1. GARY COLEMAN

Hablar de la televisión de los ochenta es traer a la memoria a Gary Coleman, el carismático actor que le dio vida al personaje de Arnold en la famosa serie blanco y negro. Su muy baja estatura (fruto de una enfermedad degenerativa congénita), lejos de cerrarle las puertas en el mundo del espectáculo, jugo a su favor, ya que la complementó con una simpatía y gracia sin par. Fue así como cautivo durante ocho años a las familias de todo el planeta, ganándose su corazón (El canal VH1 lo nombró No 1 en la lista de Las cien fabulosas estrellas infantiles). No obstante la cancelación del programa en 1986 precipitó su retiró de la pantalla chica. Antes de su fallecimiento en 2010 a causa de un grave accidente, solo le alcanzó para prestar su voz a series animadas y videojuegos infantiles, así como para algunos cameos (apariciones relámpago en cine o televisión sin que se cobre por ello) en series de televisión y películas de baja categoría (similar suerte correrían los otros dos protagonistas de la popular serie, Todd Bridges y Dana Plato, el primero con su adicción a las drogas y escándalos repetidos que lo mantienen alejado de la élite de Hollywood, y la segunda con su vida de pesadilla que la llevó a la muerte a la edad de 34 años debido a una sobredosis de droga)

BONUS TRACK


Este virus cultural también ha tocado a la farándula criolla. Tales son los casos de Benjamín Herrera (el popular niño Ramoncito en la serie Dejémonos de vainas, quien se ha hecho más notorio por su lucha contra el alcoholismo que por sus apariciones televisivas. Aunque recientemente ganó el mediocre reality La granja Tolima). 


Daniel Abello (el tristemente célebre Pablito en la tediosa y eterna serie Padres e hijos, del cual no se tiene pista alguna) y de los Oki Doki (los tomillo, vainilla, coco y demás condimentos, que actualmente son tan impopulares que ni siquiera aparecen en los buscadores de internet) por citar algunos casos.

Tal parece que aquellos actores que hacen su nicho en la televisión, especialmente en su etapa infantil, difícilmente podrán dar el gran salto de calidad a la pantalla gigante, quizás debido a la estigmatización que sufren por parte de los productores de Hollywood, generando un círculo vicioso de drogas, alcohol y escándalos de todo tipo. Por otro lado, aquellos que inician en el cine prematuramente parecen no asimilar el éxito a tan temprana edad, diluyéndose en el firmamento. Salvo contadas excepciones (Drew Barrymore, Shia Labeouf, Scarlett Johansson, Leonardo Di Caprio, Alyssa Milano, etcétera) el camino para estos noveles actores estuvo despejado hacia el inexorable fracaso. Pero cualquiera sea el caso, su aporte a la cultura popular será gratamente recordado por la gente de nuestra generación.

COMMENTS