Antonio Triángel lanza su video musical “Amor tatuado”

Música y video por Antonio Triángel – Todos los derechos reservados
Copyright 2013

La Música su Amor Tatuado

Por: Daniel Urrea

Mientras los minutos pasaban me preguntaba: ¿cómo escribir sobre él?, a pesar de no conocerlo, fue primero la curiosidad, luego el gusto, quienes me llevaron a escuchar su canción centenares de veces, la opción era la más obvia en el papel, conocer el Francisco Antonio Marín Ochoa cantante y músico. De pronto fue evidente que la situación sería más amena de la esperada, porque él resulto una persona abierta, seria mas no aburrida, alegre mas no fanfarrón, inteligente y talentoso mas no egocéntrico. A pesar de las dudas, estaba sentado frente a mí, y la tarea ahora era intentar conocer un poco de él.

Francisco Marín, denominado artísticamente Antonio Triangel, es un cantautor que divide sus días entre sus labores personales y es más grande pasión; La Música.

Aunque muchos le llaman Pacho, otros Francisco, el reconoce que le gusta más el nombre de Antonio, tal como su nombre artístico: Antonio Triangel, que proviene de su devoción a la santísima trinidad y a los ángeles. Antonio, es un productor audiovisual que prácticamente se gana la vida en el mundo de la televisión, sin embargo, éste hombre nacido en Guarne, tiene muy claro que la parte más humana y más importante de su vida está en la música.

Antonio ha estado en contacto con la música desde muy niño, no en vano su familia tiene su historia, tal como el trio Huellas de Antioquia, cuyos integrantes son sus primos hermanos. “A pesar de tener la música en mis venas, mi mamá suele decir que soy la oveja negra de la familia (risas), porque dejé a un lado la esencia colombiana y me metí con el pop y el rock”. Precisamente, es esa crianza alrededor de la música colombiana la que lo incitó a nuevos ritmos, “cambié la música de la casa porque me cansé de escuchar lo mismo. A mi me gusta ser más romántico ya que soy muy sensible. Quise crear mi estilo y ritmo, por ahí escuché que la música y el ritmo de cada quien va con los latidos de su corazón y eso me parece muy bonito”.

Crecer entre cantantes y tener contacto con la música desde los 5 años, cuando el maestro Alfonso Hernández le impartió las primeras clases teóricas, permitió que dicho amor por la música comenzara a tatuarse. Primero fue la flauta, después la guitarra, el piano y hasta la armónica, “fue a los diez u once años cuando recibí mi primera guitarra, una de esas chiquitas que le dan a uno de niño, que trae cuerdas de nylon y que no sirven sino para hacer bulla. Yo la cogía y haciendo como los mejores guitarristas le dije a mi mamá: ¡Mira ya se tocar la guitarra!”


 

“Quise crear mi estilo y ritmo, por ahí escuche que la música y el ritmo de cada quien va con los latidos de su corazón y eso me parece muy bonito”.  Antonio Marín

Fue precisamente esa guitarra la que terminaría dándole un gran amor por el instrumento y desarrollaría su costumbre de ser autodidacta, “pues no me gustaban los métodos de muchos maestros así que decidí coger libros y aprender por mi mismo”. Y sólo es como se amplió su carrera artística. “Primero fue un grupo de flauta, después algunos de rock y hasta pasé por una gran experiencia por el grupo Cristo Vive, sin embargo una vez decidí que sería solista porque los grupos son como tener cuatro novias, hay que ponerse de acuerdo, lidiar con orgullos y compliques”.

Desde los 13 años, Antonio se dedicó a la poesía, más adelante intentó mezclar esos poemas con las pistas de la música del italiano Eros ramazzotti, hasta que el proceso lo llevó a componer sus primeros discos. Relata Antonio Triangel que en el año 2002 compuso su primer tema, “la canción se llamaba Ángel”. Más adelante siguió escribiendo y su amor fue tatuándose cada vez más, hasta el punto que en el año 2010, en una época que anduvo sin trabajo, “estuve encerrado por 1 año componiendo, mi perfeccionismo y mis ganas de ser muy bueno me llevaron a sufrir un estrés depresivo, tuve que empezar a tomar pastillas y todo. Sin embargo fue la misma música la que de alguna manera me sacó de esas y me ayudó a tranquilizarme”.

En más de una década de composiciones, Antonio afirma que tiene unas 30 canciones de su autoría, de las cuales 12 están listas para grabación, “pero con el apoyo que se da en Colombia es muy difícil, ojalá aquí apoyaran pero parece ser que no existe sino apoyo para el reggaetón y la música popular”. El proceso de composición es de años, yo no creo en los artistas que hoy dicen componer 5 canciones al día, hay artistas que lo hacen, pero ¿cuántas son buenas?, la música es poesía para ser cantada, por lo tanto, es muy difícil hacerla bien. Hay que darle rima, ser cuidadoso para que cada sílaba vaya con una nota, yo soy muy perfeccionista”.

Es así como Antonio Triangel, se dejó atrapar por un amor que siempre sabe amar y que hoy tiene tatuado. Es así como este guarneño, amigable, trabajador, pensativo y sensible, piensa su vida, “atrás quedaron los años que soñamos con ser famosos por la música, sería muy bueno sobrevivir de esto pero hoy soy más experimentado y he aprendido que la fama está en la cabeza, ahora lo importante es componer, grabar y listo. Si una canción es reproducida una sola vez, si una canción llega al corazón de una persona o una sola persona se toma el trabajo de escucharla, se ha convertido en una canción exitosa”.

Esta nota apareció originalmente en el periódico Contacto del municipio de Guarne.

Para contactar Antonio Triangel: antoniotriangel@gmail.com

COMMENTS