Formulación de planes y proyectos y la articulación para su ejecución

Por: John Fabio Soto Castañeda

E-mail: johnefesoto@yahoo.es  

El fin último de la planificación no es formular planes y proyectos, sino cambiar positivamente la realidad, ejecutando políticas estratégicas con recursos prioritariamente dirigidos a su implementación. Sin embargo, Colombia desde hace muchos años se ha caracterizado por la proliferación de planes y proyectos de todo tipo.

En la formulación de estrategias, planes y proyectos nacionales y sectoriales, de manera democrática y participativa, se han venido desarrollando diálogos nacionales o encuentros y mesas regionales y sectoriales que han dado lugar a la formulación y aprobación de estrategias de desarrollo, estrategias nacionales, planes y proyectos generales, estrategias de transformación, estrategias de lucha contra la pobreza, y estrategias para todos los sectores.

En el mismo sentido, la articulación de los planes y proyectos nacionales con los departamentales y municipales, en lo formal, ha sido un propósito adecuadamente alcanzado, según lo previsto en las vigentes Normas Básicas del Sistema Nacional de Planificación. Sin embargo, en la práctica, la ejecución de éstos -la articulación real- con asignación y aplicación de recursos de las entidades públicas de los tres niveles del Estado, ha sido siempre menor a lo esperado.

La razón básica de este resultado es la escasa cantidad de presupuestos institucionales concurrentes, orientados a la ejecución de los planes y proyectos nacionales, departamentales y municipales, todo ello como consecuencia de que los entes encargados de su estructuración centran su preocupación más en la formulación de estos y no prevén generar procesos apropiados para adelantar la respectiva gestión de los fondos incluidos los de cofinanciación ni prevén los mecanismos adecuados para su ejecución.

Por otro lado, el intento de institucionalizar los planes y proyectos a través de redes donde participen los ministerios, cabeza de sector, otras reparticiones públicas y todos los agentes económicos y sociales (empresarios, sindicatos, la sociedad civil y organizaciones no gubernamentales), ha sido hasta ahora muy difícil de implementar.

A pesar de los reconocidos esfuerzos, la articulación de objetivos y resultados estratégicos con las realidades institucionales no ha sido posible por la debilidad o ausencia de prioridades claramente determinadas en planes y proyectos territoriales y sectoriales, pues incorporan todo lo que hace falta y todo lo que se debe hacer para suplir esas falencias, sin considerar la escasez de recursos y, por lo tanto, la necesidad de enfocar y concentrar los esfuerzos y recursos hacia prioridades estratégicas, pierden su verdadero enfoque que es, precisamente, alcanzar resultados que beneficien efectivamente a la comunidad y la sociedad.

Vista así esta realidad, las preguntas que quedan para la reflexión son: (1) ¿Cómo fortalecer compromisos y voluntad política de los mandatarios locales con los proyectos mancomunados?; y, (2) ¿Qué procedimientos se deben establecer para priorizar estratégicamente los planes y proyectos y consecuencialmente la asignación y aplicación de fondos con los recursos escasos disponibles para lograr una ejecución articulada Nación-Departamento-Municipio en la obtención de un beneficio eficaz y de impacto para la comunidad y la sociedad colombiana?

 

* El autor es Consultor Gerencial y Académico. Administrador de Empresas y Especialista en Gerencia Social

Ha sido Decano de la Facultad de Ciencias Administrativas y Director del Postgrado de Gobierno Público de la Universidad de Medellín; Director Administrativo y Financiero, y Director Académico de Uniminuto–Antioquia;   Director de Planeación, y Vicerrector Académico de la Fundación Universitaria María Cano; Decano de la Facultad de Administración de la Corporación Universitaria Remington; Asesor de Presidencia y Mesa Directiva de la Cámara de Representantes de Colombia;   Asesor de las Gerencias del ISS – Antioquia y del Área Metropolitana del Valle de Aburrá;   Profesor Universitario durante más de 20 años; y Consultor Gerencial de Pymes durante 25 años.  

COMMENTS