La infidelidad también puede ser genética


Un estudio realizado por la Universidad de Binghamton en Estados Unidos, reveló que la propensión a las infidelidades y el sexo casual pueden estar definidas por la genética, según se publicó en el portal Eureka Alert.

Se recuperó la información genética y el historial detallado del comportamiento sexual y en pareja de 181 adultos jóvenes, descubriéndose que las diferencias de hábitos sexuales están influenciadas por variaciones genéticas.

Aparentemente, el culpable es un receptor de dopamina, el cual ha sido relacionado con comportamientos como el consumo de alcohol y drogas, así como las apuestas. Este receptor puede influenciar el comportamiento de los individuos.

Justin García, el director del estudio, agregó que existen diferentes tipos de comportamiento sexual: las personas que sólo tienen sexo con parejas con las que comparten un compromiso, los que prefieren sexo casual sin compromisos, los que practican sexo casual con personas distintas a su pareja y los que intercambian sexo por dinero y favores.

El motivo del estudio era establecer una relación para explicar la motivación detrás de distintos hábitos sexuales, principalmente la promiscuidad y la infidelidad.

Descubrieron que las personas con una variante específica de un receptor de dopamina son más propensas a buscar sexo casual.

COMMENTS