Salud ambiental y políticas públicas para su implementación

Por: John Fabio Soto Castañeda

E-mail: johnefesoto@yahoo.es  

La salud ambiental es un concepto que permea la unidad del organismo humano, las poblaciones, los ecosistemas y las actividades productivas. Esto implica abordar el análisis de la salud del suelo, la salud de los ríos y la salud de los bosques. La pérdida de salud ambiental implica el colapsamiento de las actividades económicas y del desarrollo humano.

La salud ambiental es el campo del conocimiento que estudia la salud de las comunidades humanas y silvestres que interactúan en un territorio, entendidos estos como sistemas complejos y dinámicos en donde subyacen aspectos económicos, políticos, científicos, tecnológicos, jurídicos, culturales, salud pública y desarrollo humano.

Aspectos tan importantes como por ejemplo el proceso de cambio de uso de suelo y de cambio de contar con una cobertura permanente de hojarasca del suelo por una cobertura de cultivo temporal, aumenta considerablemente la erosión de los suelos ocasionando la pérdida del recurso más valioso en la producción de alimentos: el agua.

Esto afecta el ciclo hidrológico en su fase de menor infiltración y mayor escurrimiento, ocasionado la pérdida de afluentes, arroyos y ríos permanentes; provoca inundaciones y sedimentación en los ríos y lagos; se agrega la pérdida de las superficies planas por el establecimiento de zonas poblacionales e industrias y, por otro lado, el uso de plaguicidas que ha sido la tecnología más utilizada y que mayores daños causan sobre la salud de individuos, ecosistemas y pérdida de la biodiversidad.

En las conferencias mundiales sobre el Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible organizadas por Naciones Unidas se ha reconocido que la salud depende, en último término, de la capacidad de controlar la interacción entre el medio físico, el espiritual, el biológico, el económico y el social, y que las zonas rurales son consideradas espacios prioritarios para la salud.

También se ha señalado la necesidad impostergable de un enfoque integrado de la planificación y ordenación de los recursos de tierras, que incluye topografía, suelos, minerales, agua y biota que comprenden la tierra, componentes que proporcionan una variedad de servicios indispensables para mantener la integridad de los sistemas sustentadores de la vida y la salud ambiental de las comunidades humanas.

De esta forma, es necesario trascender el nivel político e involucrar la implementación de políticas públicas ambientales para la planificación, uso, manejo y aprovechamiento de los recursos; su desarrollo sostenible, conservación, restauración o sustitución, además, de buscar la protección de la diversidad e integridad del ambiente.

Implica aplicar políticas públicas a la escala de las comunidades regionales y locales, ya que éstas, deben desarrollar un proceso participativo, como una de las opciones para lograr la intervención directa en las decisiones que afectan sus posibilidades de bienestar y progreso, asumiendo su ordenamiento territorial y político.

Por lo tanto, los cambios harán que la convergencia e integración de estas instituciones con las organizaciones y autonomías de carácter regional y municipal, sean condición necesaria para implementar eficaz y eficientemente las políticas, los programas e iniciativas de desarrollo de una manera territorialmente equilibrada y, consecuentemente, se abran las principales oportunidades para el fortalecimiento de los actores provenientes de la sociedad civil.

El proceso debe ser estratégico y permanente, de largo plazo, en el que debe constatarse una realidad ecológica y cultural que, como expresión territorial, sea diferente y diversa y, como herramienta, sirva para orientar los lineamientos viables del desarrollo humano sostenible. En el campo de la acción, debe establecerse una gradualidad y priorización para tener en cuenta las relaciones que están involucradas en estas problemáticas y la naturaleza integral de los ciclos ambientales, sin que lo estratégico se convierta en un argumento en contra del principio de contingencia, que exige actuar con prontitud, cuando la gravedad lo exige.

Hacer esto realidad, implica que el desarrollo endógeno regional y local, tenga que estar basado en recursos propios y bajo el control de los actores de base territorial y se pueda ordenar el efecto ambiental de las actividades y los asentamientos humanos.  Esto, permitiría, igualmente, que el desarrollo económico sea compatible con el mantenimiento y fomento de otros valores importantes de las colectividades humanas.

Exige, adicionalmente, un ordenamiento metodológico ambiental del territorio para activar procesos de cambio socio-espacial que garanticen que los ambientes que presentan severas restricciones para las actividades humanas permanentes y tradicionales, no sufran deterioro y degradación, a causa de sistemas de manejo inadecuados. Es importante, entonces, que las políticas para el manejo de lo ambiental en Colombia, tengan como plataforma, propuestas de base territorial regional y local y métodos de trabajo que planteen la dimensión ambiental como un desarrollo sostenible de los sistemas de producción y de la prestación de servicios que involucren costos de reparación y reposición del medio ambiente.

* El autor es Consultor Gerencial y Académico. Administrador de Empresas y Especialista en Gerencia Social.

Ha sido Decano de la Facultad de Ciencias Administrativas y Director del Postgrado de Gobierno Público de la Universidad de Medellín; Director Administrativo y Financiero, y Director Académico de Uniminuto–Antioquia;   Director de Planeación, y Vicerrector Académico de la Fundación Universitaria María Cano; Decano de la Facultad de Administración de la Corporación Universitaria Remington; Asesor de Presidencia y Mesa Directiva de la Cámara de Representantes de Colombia;   Asesor de las Gerencias del ISS – Antioquia y del Área Metropolitana del Valle de Aburrá;   Profesor Universitario durante más de 20 años; y Consultor Gerencial de Pymes durante 25 años.  


Las opiniones expresadas en esta columna de opinión son de exclusiva responsabilidad de su autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Alternativa Regional punto com.

COMMENTS