Cornare le cumplió a la concesión Aburrá-Oriente

Por: Carlos Humberto Gómez

E-mail: carlosh.gomezc@gmail.com

Twitter: @chgomezc

“@Cornare asegura que obras del #TúnelDeOriente no afectarán aguas en Santa Elena” decía el twitter de un noticiero regional, una vez se dio a conocer la información en la rueda de prensa convocada en Medellín para darle más impacto a la decisión.

Era de esperarse que el Director de Cornare y la institucionalidad departamental se rodearan de medios locales de la capital de Antioquia y el país, y ante la ausencia de medios del oriente antioqueño, para volver este escenario un espectáculo, confirmando una vez más que las múltiples voces en contra no tenían cabida en las consideraciones que se conocieron en la Resolución 112-0874 del 14 de marzo de 2014.

Era un compromiso con los empresarios de la concesión vial, finalmente la Corporación ambiental de los ríos Negro y Nare CORNARE dio el espaldarazo a la continuidad de la obra, le otorgó el permiso ambiental basado en un estudio ordenado por la autoridad ambiental nacional y pagado por el concesionario. “O sea yo con yo”.

La evaluación y control preventivo del proyecto Conexión Vial Aburrá-Oriente hecho en junio de 2013 por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales ANLA, exigió la realización de este nuevo estudio entregado a la firma Italiana Geodata, la cual puso en bandeja de plata los resultados que favorecían al que pagó el contrato.

Aquí no se evidencia nada distinto, a que lo dicho en la audiencia ambiental el pasado 8 de octubre de 2013 pasó de largo para Cornare, y que la activa participación y voces en contra de líderes sociales, ambientalistas, ong’s, miembros de juntas de acción comunal y representantes de acueductos comunitarios finalmente no importó y se dejó a un lado a la hora de decidir la continuidad de las obras.

En la Asamblea departamental, en los concejos municipales, en asambleas de usuarios de acueductos veredales, de juntas de acción comunal, en foros, en audiencias ambientales, en medios de comunicación y otros escenarios, se debatió una y otra vez la afectación al medio ambiente, los posibles cobros por valorización a propietarios y habitantes del área de influencia y el supuesto beneficio para los orientales.

Esta es nuestra autoridad regional, la misma que la constitución obliga a proteger nuestros derechos, a un medio ambiente sano, a garantizar la defensa de los recursos naturales y de la que esperaríamos es la llamada a respetar los intereses de las mayorías sobre los de particulares interesados mas en el lucro que en la preservación y protección.

Algunas voces de la audiencia ambiental del 8 de octubre:

 “la obra agota las fuentes de agua, produce daño irreparable y privilegia a unos pocos, impactos de la obra afectarán 2 quebradas que abastecen nuestra empresa”: Ronald Mejía Gerente de Acueducto ARSA de Rionegro.

 

“la capacidad hídrica de nuestros acueductos veredales se afectarán con la construcción del túnel de oriente” dijo el Alcalde de Rionegro Hernán Ospina.

 

“el trámite del licenciamiento a inobservado normas, entre ellas el consentimiento previo” dijo representante de Ong.

Otras columnas sobre el tema:



Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de su autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Alternativa Regional punto com.

COMMENTS