Columnista Invitado:Mi posición frente al Tren Lígero

Columnista Invitado:Mi posición frente al Tren Lígero

POR: JUAN SEBASTIÁN CASTRO HENAO (Concejal De Rionegro 2016 – 2019)

Implementar un sistema de transporte de mediana capacidad en Rionegro, resulta a primera vista una propuesta atractiva para responder a los problemas de movilidad existentes. Teniendo presente que la construcción, mantenimiento y operación del transporte tipo APM demanda un gasto por valor de 5.06 billones de pesos a pagar, se hace necesario salirnos del enfoque emocional y analizar con detalle la magnitud de la inversión, las realidades demográficas del municipio, la viabilidad del sistema, las fuentes de financiación y la sostenibilidad fiscal de la entidad territorial.

Partiendo del análisis realizado por FONADE, el escenario deseable del que se inicia es de 10.631 viajeros al día (Cifra debatible, pues estaría cercana a los 7.000 usuarios día). Incrementar la demanda depende en gran parte de una remodelación exitosa de la red de transporte público y de la incorporación de líneas alimentadoras, la construcción de andenes y ciclo rutas en pro del sistema, de las medidas para desestimular de uso de motos y la integración de la tarifa.

Sobredimensionar la demanda resulta riesgoso, hay que tener presente que los proyectos de transporte desarrollados en distintas ciudades del país han sobrevalorado dicha demanda y hoy presentan grandes problemas financieros y de sostenibilidad.

Dentro del proyecto, la inclusión del gremio transportador en la remodelación de redes e incorporación en los puntos de alimentación no existe. La falta de sinergia causará demoras y tropiezos en la implementación de un sistema de transporte integrado y los costos reales de integración del recaudo aún no han sido calculados. No contemplar este factor genera 2 situaciones probables: que el usuario se vea obligado a pagar dos viajes hacia un solo destino o que se incremente considerablemente el aporte financiero del municipio al proyecto, lo cual es muy grave.

Los modelos financieros que se plantean dependen directamente de las normas en materia catastral, de las dinámicas de mercado y el valor de la tierra, de la actualización catastral, de la existencia global de servicios públicos en los planes parciales y de la modificación del destino económico de la tierra, acción que debe ser realizada irrestrictamente por el IGAC para los nativos del municipio que se encuentran en ciertas zonas de expansión urbana.

No es cierto que Rionegro crezca en predial con cada actualización catastral a tasas del 32,5%, este comportamiento no se refleja realmente en la conducta del predial posterior a la actualización catastral realizada en 2016. Igualmente, el comportamiento del impuesto predial en el municipio no tiene un crecimiento constante, es dependiente de la dinámica política y electoral, estas variables pueden impactar la disponibilidad de recursos para el pago del proyecto y otros gastos de inversión.

Finalmente, no se trata de poner palos en la rueda, ni carecer de visión por parte de este servidor. No creen ustedes que ¿es necesario reflexionar sobre asuntos que no fueron claramente resueltos por parte de la empresa SOMOS y la Administración Municipal con un proyecto de tales proporciones?

Ante esto y otras situaciones respecto al soporte normativo, la discusión debe continuar.

 

 

COMMENTS