La prensa que no muere

Por: Eisen Hawer López Chica

eisen918@hotmail.com
Twitter: @Eisen_Hawer

En plena era de la información, y gracias a la posibilidad de acceder a las herramientas tecnológicas, cualquiera, o casi cualquiera, podría ejercer el periodismo. Sin embargo, no son suficientes los recursos para garantizar la responsabilidad al momento de informar, ni la calidad de dicha información.  Más allá de dar un juicio de valor, hay que entender que la información es un bien público que no pertenece a los medios, sino a la comunidad. Los medios de comunicación somos sólo una herramienta para garantizar que ese bien público llegue a sus receptores de manera eficiente, eficaz, oportuna, veraz y responsable.

Es ahí donde radica la gran responsabilidad de quienes nos hemos dedicado al oficio periodístico. Sin embargo, el auge de las redes sociales ha permitido que los medios de comunicación adquieran una connotación distinta a la tradicional. Hoy, un perfil de Facebook, una cuenta de twitter o un blog, pueden ser un medio, no sólo de información, sino de interacción, capaz de comunicar en tiempo real. Pero estas herramientas pueden convertirse en un arma de doble filo cuando no se les da el uso adecuado.

Aunque el oficio periodístico debería estar respaldado por la formación profesional, también es cierto que por ser una profesión de pasiones, la experiencia y dedicación a ella pueden llegar a ser el respaldo y la puerta de entrada a la difícil, pero hermosa labor del periodismo. Caso tal es el del recién fallecido Emiro Marín Carvajal, creador y director de Inforiente Antioquia, medio que fue precursor del periodismo digital en la región, y que durante muchos años fue –y sigue siendo- un ejemplo en el periodismo serio, responsable e independiente.  La carencia de formación académica periodística de Emiro –contador de profesión- no significó en ningún momento la mediocridad en su ejercicio informativo; al contrario, la dedicación en cuerpo y alma a Inforiente, hizo de Emiro un maestro y un referente significativo cuando de periodismo antioqueño hablamos.

Sin embargo, los medios impresos tienen que seguir jugando un papel importante en la región. Según las estadísticas del Dane, a más de la mitad de los hogares en Antioquia, el sueldo sólo les alcanza para cubrir sus gastos mínimos, lo que significa que el acceso a internet aún es muy limitado. Probablemente el mundo tiende a digitalizarse, y quizá, en un futuro, el papel sea remplazado en su totalidad por contenidos virtuales, sin embargo, nos se dará en un futuro cercano. Mientras tanto, la prensa seguirá siendo uno de los más importantes medios de comunicación, y mientras no se le dé el papel y la relevancia que ésta tiene, seguiremos viendo las estupideces que nos vende la televisión disfrazada de Reality Show, escuchando payasos en radio tratando de “divertir”, y leyendo periódicos con muertos descuartizados en sus primeras páginas o mujeres desnudas en su interior.

Los medios independientes tienen el gran peligro de desaparecer si no venden sus ideales a quienes poseen el dinero, o si no alimentan el morbo de las personas que los leen. Sin embargo, mientras existan propuestas como la nuestra, seguiremos retratando las realidades, mostrando a cada habitante y logrando que el amor por nuestros medios crezca cada vez más, sin vendernos al mejor postor, simplemente haciendo lo que mejor sabemos hacer: periodismo.

* Comunicador social-Periodista. Jefe de edición del Periódico Voces de Papel

COMMENTS