La calidad como un sofisma, una visión de calidad en algunos aspectos de la gestión Pública (II)

Por:     Manuel Gutiérrez

@ManuelKarra

manuelgutierrez10@gmail.com

Si analiza bien a estos autores[1] algunos se enfocan hacia el producto y/o servicio, otros hacia el proceso.  Viene otro interrogante  ¿Producto, servicio, proceso, Que hay en lo público?, ¿Uno, dos, tres, todos, ninguno?

Pues bien, digamos entonces que tras este ejercicio, Que el concepto de calidad no es exclusivamente una DEFINICIÓN,  Es más bien una gestión para que una organización trabaje eficiente y eficazmente buscando la satisfacción de un usuario y otras partes interesadas con un producto/servicio que contengan un conjunto de criterios y atributos  que el llamado cliente Requiera, hace unos días termine un diplomado de Fundamentos de Administración Pública, y me lleve una sorpresa con esta definición de la gestión pública “El municipio es, en esencia, un prestador de servicios para la población. Es la manifestación más cercana del Estado a los ciudadanos y el fin último del municipio es satisfacer las necesidades básicas de la población de su territorio para alcanzar un desarrollo permanente y sostenible a escala local, lo cual, unido a la acción de otros niveles de gobierno, permitirá alcanzar los fines del Estado.”[2] Interesante, y sin lugar a dudas bajo ese criterio calza la calidad en lo público, pero ojo, ya estamos formando administradores de lo público como si fueran a cualquier otra empresa.

Pero bueno, siguiendo esta línea, tomando la calidad como una gestión tenemos que  decir que la calidad vista como una gestión ha venido evolucionando, ha definido etapas[3] algunas clásicas,  como la Inspección, El Control, el aseguramiento y la gestión de la calidad total, una más nueva  es la Gestión de la calidad estratégica. ¿Sorprendidos?… pues sí, nuestras organizaciones y municipios son párvulos en temas asociados a la calidad, pues no trascienden de la inspección, algunos van hasta el control, e intentan el aseguramiento, pero se cumplen los ciclos, se van las personas, y volvemos metafóricamente a la escena de Adán, Eva, la serpiente y la manzana.

Sin temor a opinar pienso que muchos de las organizaciones en Colombia tienen Sistemas de Gestón de Calidad de papel, que en lo público la calidad ha sido interpretada como una norma.

Para diagnosticar la calidad en nuestras organizaciones  sin acudir a los llamados  Gurúes de la “Norma” que tanto mal nos hacen, podemos hacer el siguiente ejercicio: El alcance de cada etapa es diverso,  y se puede analizar en que etapa estamos observando que herramientas aplicamos y/o adoptamos.

Pero  el objetivo de este escrito es una reflexión, y que con lo levemente aquí expresado  partamos y lleguemos  reconocer que  “el discurso de la calidad  posee sofismas que no necesariamente llevan a ser mejores ante otras sociedades”[4]  y que este discurso altera la naturaleza de tantas cosas, entre ellas de lo público Pues Calidad es un discurso teórico administrativo que data de los años 60 y que debe acomodarse a lo público y no en sentido contrario, pues hoy hasta  hemos desvirtuado y confundido el papel y las funciones asociadas a la Gerencia Pública, la Gestión Pública y la Administración pública. Tres cosas diferentes.

[1] Gurús – Autores clásicos

[2] Conceptos desarrollados Diplomado de Fundamentos de Gestión Pública, La Salle-Sena. Rionegro 2012

[3] Fuente: Heras, Marimom & Casadesus (2008)

[4] Roger Sepúlveda.  Catedrático 

(2 de 3), Continúa… Espere próxima entrega

Dar click aqui para ver I parte 

COMMENTS