La innovación como motor de desarrollo territorial y cómo gestionarla

Por: John Fabio Soto Castañeda

E-mail: johnefesoto@yahoo.es  

La innovación es el proceso por el cual a partir de una idea, invención o reconocimiento de una necesidad se desarrolla un aporte nuevo, significante y adicional a lo ya establecido.

Esto quiere decir, que la innovación promueve la concepción de nuevas ideas que se potencian desde las empresas públicas y privadas como generadoras de riqueza y se traducen en desarrollo territorial cuando, desde la exploración y análisis de las vocaciones productivas del territorio, se hace énfasis en la promoción de los sistemas productivos desde los entes territoriales.

La estrategia se concreta cuando se definen los impactos y la focalización de esfuerzos y recursos de las administraciones públicas territoriales hacia realizaciones locales y regionales. No todas las ideas innovadoras tienen éxito, por tanto, es preciso aplicar todas las herramientas necesarias para que la innovación no solo sorprenda sino que también funcione.

La innovación es el elemento clave que explica la competitividad pero, cuando de procesos de mejora se trata, estos no llegan a ser suficientes cuando el mercado se encuentra saturado, cuando la demanda es alta o cuando existen necesidades que los productos o servicios existentes no logran solventar. En este punto, la innovación se convierte en un proceso fundamental para lograr la competitividad, debido a que los esfuerzos para mejorar han alcanzado su límite y ya no son suficientes para seguir adelante.

Hay que entender que la innovación, por sí sola, no garantiza necesariamente, que se alcance la competitividad. Se deben establecer metodologías y estrategias definidas para poder innovar. Realizar un estudio detallado de los factores que intervienen en el proceso para la innovación y de las oportunidades existentes en los diferentes escenarios, siempre serán herramientas elementales que, a la vez, estarán cargadas de riesgo.

Los recursos endógenos deben aprovecharse y potencializarse al máximo impulsando actividades de diversificación productiva y la generación de nuevas empresas micro y pequeñas dando prioridad a la inversión en fomento productivo para lo cual es necesario organizar redes locales entre actores públicos y privados, estimular la innovación productiva y empresarial en el territorio e incorporar políticas de marketing de ciudades que promuevan la competitividad sistémica territorial.

Para ello, se deben adelantar acciones de soporte a actividades económicas con vocación exportadora o que incentiven las ventas de los productos o servicios de un territorio fuera de este y de apoyo a actividades dirigidas al fomento del emprendimiento innovador que fortalezcan los instrumentos regulatorios y mejoren la competitividad y las instancias de diálogo público-privado.

De acuerdo con las recomendaciones sobre competitividad e innovación de la Dirección de Desarrollo Empresarial de la DNP, son muchas las acciones que se deben adelantar para gestionar la innovación: ”búsqueda de acuerdos estratégicos en relación con los bienes ambientales y el desarrollo sostenible; reforzar la conformación de grupos de industriales, productores agropecuarios y de servicios interconectados; propiciar el diálogo y la colaboración entre diversos campos disciplinares, el intercambio de información y de conocimientos tácitos, competencias y saberes tradicionales entre individuos, organizaciones e instituciones; promover la disminución de la brecha entre la mano de obra poco y altamente calificada, la consolidación de competencias y capacidades específicas locales con proyección internacional y sostenibles a largo plazo; y promover la investigación científica y/o la transferencia de tecnología en las vocaciones productivas regionales”.

Gestionar la innovación para el desarrollo territorial requiere de instancias en el nivel ejecutivo de las administraciones locales y regionales que tengan la responsabilidad de coordinar los temas de Ciencia, Tecnología e Innovación como actores importantes para la concepción y ejecución de políticas, planes y programas que generen aumentos significativos de productividad y competitividad.

Se debe pensar en formular y presentar un Plan Subregional de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Oriente Antioqueño y elaborar proyectos de Acuerdo para que los respectivos Concejos conviertan en política pública dicho plan, pero se necesita garantizar que esto sea una intención de los actuales gobiernos locales y que pase a ser una política pública con continuidad en los próximos 15 años.

Quienes piensan en innovación saben que en la época contemporánea el tiempo de conceptualización tiene que estar muy cercano al tiempo de implementación. Para lograrlo tiene que haber una cultura real de creatividad, porque la innovación es crear de cero, no es solo transformar lo existente. Igualmente, la creatividad es de corto plazo y tiene un efecto exponencial. Por ello, es necesario crear capital de riesgo, las industrias tienen el presupuesto para hacerlo y facilitar invenciones y desarrollos tecnológicos y los entes territoriales son facilitadores clave para que eso pueda pasar en el menor tiempo posible porque no hay más plazos.

* El autor es Consultor Gerencial y Académico. Administrador de Empresas y Especialista en Gerencia Social.

Ha sido Decano de la Facultad de Ciencias Administrativas y Director del Postgrado de Gobierno Público de la Universidad de Medellín; Director Administrativo y Financiero, y Director Académico de Uniminuto–Antioquia;   Director de Planeación, y Vicerrector Académico de la Fundación Universitaria María Cano; Decano de la Facultad de Administración de la Corporación Universitaria Remington; Asesor de Presidencia y Mesa Directiva de la Cámara de Representantes de Colombia;   Asesor de las Gerencias del ISS – Antioquia y del Área Metropolitana del Valle de Aburrá;   Profesor Universitario durante más de 20 años; y Consultor Gerencial de Pymes durante 25 años.  


Las opiniones expresadas en esta columna de opinión son de exclusiva responsabilidad de su autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Alternativa Regional punto com.

COMMENTS