Reliquias de San Juan Pablo II visitaron el Oriente Antioqueño

Con gran fervor y en gran número llegaron el día miércoles 3 de junio al Municipio de Marinilla creyentes de todo el país, el objetivo, venerar las reliquias de San Juan Pablo Segundo. Foto: Alcaldía Marinilla

Desde muy temprano la plaza principal de el Municipio de Marinilla se fue vistiendo de fiesta, fervor y gozo cristiano, y no era para menos, pues este municipio, la región del Oriente Antioqueño y visitantes de todo el territorio nacional  esperaban con ansias la llegada de las reliquias del Santo papa Juan Pablo Segundo que llegaron desde muy temprano provenientes de la ciudad de Bogotá hacia la plaza principal de Marinilla.

La ciudad de Bogotá y el Municipio de Marinilla fueron los abanderados de esta inolvidable visita para todos los católicos, una reliquia de primer grado que representaba en dos gotas de sangre la vida y obra del papa más querido de la historia,  Juan Pablo segundo, un Polaco proclamado Papa el 16 de octubre del año 1978 después de la muerte de su antecesor Juan Pablo primero. A lo largo de sus 27 años de pontificado Juan Pablo Segundo nombró un total de 232 cardenales de todo el mundo, pastores que aún siguen su legado.

Por las víctimas del conflicto armado en Colombia

Esta reliquia llegó al país y específicamente al Oriente Antioqueño como preparación de la posible visita del papa Francisco al país en el año 2017. El templo Nuestra Señora de la Asunción fue el lugar elegido para venerar esta valiosa obra cristiana, dos gotas de sangre del santo padre, las cuales le fueron extraídas en Roma después del atentado que sufriera en el año de 1981 y que aún permanecen intactas.

Foto: Gildardo Hurtado

La ceremonia solemne fue precedida por el Cardenal Primado de Colombia, Rubén Salazar Gómez el cual aseguró que el objetivo de ésta visita era unir la sangre del Santo Padre con la de todas las víctimas del conflicto armado en el país, “la reliquia es un poquito de su sangre, símbolo de vida pero también de muerte, queremos que la sangre derramada en Colombia, unida a la sangre de Cristo por la intersección de Juan Pablo II nos alcance un país en paz”, manifestó el Cardenal.

Esta visita culminó con un acto conmemorativo de todas las personas asistentes, en una hoja tuvieron la oportunidad de plasmar el dolor que querían ofrecer por medio de la sangre de San Juan Pablo segundo, peticiones que serán llevadas y entregadas al papa Francisco en Roma. Luego cada uno pudo tocar y apreciar de cerca esta reliquia y dejar para sus vidas un recuerdo imborrable de fe y esperanza.

COMMENTS